Emancipados

Published on abril 17th, 2013 | by Home Sapiens

0

El arte de ensuciar

Hay veces que ensuciar es un arte. No os hagáis ilusiones porque son contadas las ocasiones en las que puede resultar esta paradoja, pero existen… Y hay expertos en la materia. Hoy en La Ventana os vamos a dejar unos cuantos ejemplos para que cuando vayan vuestros padres a casa y vean cómo la tenéis de desordenada, podáis tener una buena excusa que darles. Tomen nota y compartan con sus amigos.

Lo bonito de la basura es que es negativa, es algo que no sirve para nada, es lo que no queremos ver. Así que para un artista visual se convierte en un material muy interesante para trabajar porque es el más ‘no visual’ de los materiales. Se está trabajando con algo que, por lo general, se trata de ocultar”, así describe Vik Muniz su idilio con la basura.

En concreto, este artista llamó la atención de la gente con su versión de ‘La Medusa’ de Caravaggio hecha con los restos de un plato de spaguetti. ¡Así a quién le va a importar que se tire días y días esperando a que le des un buen fregado!.

Aunque si hablamos de convertir la basura en arte, el proyecto ‘Real Life is Rubbish’ (2002) de Tim Noble y Sue Webster es de lo mejorcito que hemos visto. Proyectando la luz sobre las montañas de desperdicios crean obras increíbles. Con este trabajo han recorrido museos de todo el mundo. Vuestra madre se va a quedar de piedra cuando le expliquéis que no sois guarros, sino unos futuros artistas…


El polvo es otro de los materiales que han dado pie a explotar la creatividad de las mentes más abiertas. Es el caso de la muestra ‘Dirty Car Art’, de Scott Wade. En concreto, este artista toma como lienzo los coches más sucios para crear verdaderas obras de arte. En esta curiosa rama pictórica hay muchos expertos y seguro que por Internet ya os habéis topado con buenos ejemplos. Aquí os dejamos unos cuantos más.

  

Por último, tenéis que conocer la historia de Laura Bell. Esta mujer de Michigan (EEUU) ha recreado ‘La última cena’ de Leonardo Da Vinci con miles de pelusas que recogía de su lavadora. Este peculiar tapiz mide 4×1,5 metros y ha necesitado entre 700 y 800 horas de lavado para obtener el material necesario. En este Blog de Lainformación.com podéis leer la historia completa.

 

Etiquetas: , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑