Emancipados

Published on Abril 8th, 2017 | by Home Sapiens

7

La pirámide alimentaria del joven emancipado

Llámalo torpeza, pobreza o pereza… pero la verdad es que los jóvenes emancipados tenemos cierta tendencia a ceñirnos a una dieta establecida en base a dos simples premisas: que sea barato y fácil de preparar. De esta forma, semana a semana solemos repetir sistemáticamente en el menú una serie de alimentos que son los que acaban configurando nuestra peculiar pirámide alimentaria. ¿Os suena de algo?

La estructura de esta pirámide nutricional está marcada –como decíamos– por el estilo de vida de los jóvenes independizados, que suele tener en común alguno de estos condicionantes: falta de tiempo, sueldos precarios, poca habilidad en la cocina y demasiado gusto por las fiestas. Quienes cumplan alguno de estos requisitos seguramente se vean reflejados en el texto (hay a quienes se le juntan las cuatro cosas a la vez y su existencia corre serios problemas).

La base de cualquier pirámide alimentaria que se precie está copada por el agua. Sin embargo, muchos emancipados se empeñan en teñir de amarillo el líquido elemento, situando a la cerveza como prioridad básica en esta etapa vital. Así, nuestro peculiar esquema se sostiene sobre latas de cerveza (digamos, por ejemplo, ‘Steinburg’, ‘Bitburger’ o cualquier otro sexteto cervecil de ‘marca blanca’).

Inmediatamente encima se situarían las latas de conservas, principalmente de atún (con aceite de oliva, en plan ‘gourmet’, o con aceite de girasol, en plan ‘ahorrador extremo’), y el pollo en todas las vertientes posibles: pollo empanado, pollo a la plancha, fingers de pollo, sándwich de pollo, alitas de pollo, pollo asado…

piramide alimentaria emancipado

Otros clásicos que no pueden faltar en esta pirámide son: la pasta, que se convierte en el “plato estrella” de la mayoría de los emancipados que dicen estar aprendiendo a cocinar (¡a ver si somos un poco más originales!) y los precocinados, con los noodles como principal referente. Además, estos últimos se suelen comer en el propio recipiente y no hay que manchar ni un solo plato. Vaguería extrema.

No nos podíamos olvidar de los tupper, que es una alternativa mucho más apetecible y sana. Sin embargo, no siempre están a nuestro alcance… Lo que sí tenemos a mano es el número de teléfono de las empresas de comida a domicilio o las pizzas congeladas, que no pueden faltar en la nevera del emancipado. Una solución para esos días en los que queremos darnos un capricho calórico (aunque después vengan los remordimientos).

Por último, el día que queremos comer sano optamos generalmente por la ensalada. Empezamos preparando las siempre efectivas ‘ensaladas Cesar’: con su pollo, queso bien cortado y hasta cachitos de pan… pero con el tiempo acabamos rellenándolas con cualquier resto que queda por la nevera. “¿Hay atún?… a la ensalada. ¿maíz?… a la ensalada. ¿Choped?… venga va, échalo también”. Y que no falte vinagre de Módena para aliñar. Eso arregla cualquier mala combinación.

Así sobrevivimos durante un tiempo los emancipados (unos más y otros menos). Pero poco a poco vamos intentando mejorar los hábitos, que en eso también consiste la emancipación. ¿Lo conseguiremos?

 

Etiquetas: , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



7 Respuestas a La pirámide alimentaria del joven emancipado

  1. Vero says:

    Jajajaj no podría estar más de acuerdo.. veo tus latas y añado el arroz multiusos y algún que otro congelado…

    Eso de que “poco a poco vamos intentando mejorar los hábitos” en mi caso se traduce en asegurarme que mis novietes o amigos especiales saben y les gusta cocinar :p

  2. Alejandra says:

    ¡Un post genial! Yo llevo viviendo sola en Francia desde octubre y afortunadamente el tema de la comida lo he llevado bastante bien, pero os habéis coronado con de que el vinagre de módena lo arregla todo y que los noodles son prácticamente una deidad. Qué cierto xD

    Es la primera vez que visito el blog y me parece una muy buena idea 🙂

    • Home Sapiens says:

      Buenas Alejandra. Bienvenida! Gracias por tu comentario… Ya vemos que estamos en la misma onda, jejjeje. Estaremos encantados de leer tus aportaciones emancipadas.

  3. Manu Mateos says:

    Yo estoy empezando a cocinar ahora y he descubierto el maravilloso mundo del cous cous, y de la cocina “de supervivencia”. No has podido describir mejor mi nevera. 😉

  4. Martha María says:

    Me encanta su proyecto! Los descubrí desde México! ¿Cómo puedo adquirir el libro?

    • Home Sapiens says:

      Tenemos entendido que a lo largo de este año la editorial (Principal de los Libros) lo llevará hasta Sudamérica. Os mantendremos informados en el blog 🙂 Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑