Irán

Published on junio 28th, 2017 | by Home Sapiens

0

La plaza de Naqsh-e Jahan, el corazón de Isfahan

La plaza de Naqsh-e Jahan tiene una especie de magnetismo. Pasamos tres días en Isfahan y todos ellos los acabamos en su plaza central, el verdadero corazón de la ciudad. A partir de las 18.00 horas, cuando cae el sol sobre el palacio Ali Qapu, Naqsh-e Jahan empieza a latir con fuerza. Los niños se montan en las bicicletas y los padres reservan sitio con sus alfombras para el pícnic nocturno, llenando de vida el epicentro turístico de Irán.

Isfahan es conocida como ‘La mitad del mundo’ porque los comerciantes que llegaban a la ciudad en el siglo XVII quedaban hipnotizados por sus maravillas. Entrar en esa plaza después de un largo viaje por el desierto en plena Ruta de la Seda debía ser una experiencia fascinante. Los turistas aún pueden sentir hoy algo parecido al acceder a Naqsh-e Jahan por alguno de los soportales de la plaza. Te sientes muy pequeño.

En el centro de la plaza hay una enorme fuente que hace las veces de oasis cuando el sol pega fuerte sobre Naqsh-e Jahan. Los niños combaten el calor (cerca de 40 grados cuando visitamos la ciudad en junio) bañándose en ella, como si se tratase de una piscina.

¿QUÉ VISITAR JUNTO A LA PLAZA?

Mezquita del Shah (200.000 riales, 5 euros)

También conocida como la Mezquita del Imam Jomeini. Es sin duda la joya de la corona de esta plaza. Situada en uno de los extremos, destaca su enorme cúpula (que está en obras por la zona exterior), una de las más grandes del país, que nos dejó sin habla. Justo en el centro de esa sala se encuentra en el suelo una piedra negra. Si uno se sitúa encima y habla, podrá escuchar cómo se repite hasta siete veces por el eco. Los musulmanes aseguran que es Allah quien replica esas palabras. La sensación es increíble.

Ali Qapu Palace (200.000 riales, 5 euros)

Este edificio con sus enormes columnas de madera destaca en uno de los laterales de la plaza. Desde allí el Sha veía los partidos de Polo que se disputaban siglos atrás en Naqshe Jahan. Todavía se mantienen las porterías en los extremos de la plaza y las representaciones de este juego en los souvenirs de las tiendas del Bazar. En la tercera planta del palacio se encuentra el balcón (a modo de mirador, desde el que contemplar toda la plaza) y en la sexta visitamos la ‘Sala de la Música’, con unos techos espectaculares.

Mezquita Sheikh Lotfollah

Esta mezquita no la llegamos a visitar por dentro, pensamos que nos habría decepcionado después de entrar a la Mezquita del Shah. Sin embargo, su cúpula color turquesa es uno de los reclamos de la plaza y se ha convertido en el fondo ideal para la mayoría de nuestras fotos en Naqshe Jahan.

El Bazar

Las tiendas del Bazar rodean la plaza por completo. Los soportales están llenos de puestos de artesanía local, donde destacan las ‘miniaturas’, un tipo de pintura que plasman en joyeros o estuches, incluyendo muchos detalles en espacios reducidos. También hay puestos de dulces, ropa y orfebrería, con piezas muy cotizadas entre los turistas iraníes que llegan a Isfahan.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑