China

Published on septiembre 15th, 2017 | by Home Sapiens

0

La Gran Muralla China: la forma más barata de llegar a Mutianyu

Nos levantamos algo nerviosos a las 6.00 de la mañana. ¿Acaso no merece el madrugón la visita a la Gran Muralla? Una de las maravilla del mundo, uno de esos sitios que siempre soñamos con visitar, estaba ahora a nuestro alcance. Aunque llevaba días lloviendo en Pekín, el cielo no dio un respiro y pusimos rumbo al tramo de Mutianyu.

Se supone que es una de las zonas restauradas menos masificadas de la Gran Muralla, aunque en China la gente sale hasta de debajo de las piedras y estar solo en un lugar tan espectacular es complicado. En cualquier caso, se trata de un tramo enorme y si te sales de los dos o tres kilómetros principales se empieza a vaciar.

El trayecto hasta Muntiayu es algo pesado si quieres hacerlo por tu cuenta y escapar de los tours organizados, generalmente mucho más caros (explicamos abajo cómo hacerlo de la manera más barata), pero merece la pena. Antes de que el sol pegase con fuerza estábamos subiendo en teleférico a lo alto de este pequeño tramo de la construcción más increíble del mundo.

Se calcula que la Gran Muralla abarca 7.000 kilómetros de largo, desde Corea hasta el desierto del Gobi, en Mongolia, lo que es una auténtica barbaridad (pensad que entre Madrid y Moscú hay 3.500 kilómetros en línea recta). Hoy solo se conserva un 30 por ciento del total y estas pequeñas zonas restauradas nos ayudan a verla en todo su esplendor.

En pleno agosto las subidas y bajadas entre las torres de la muralla se hacen duras y acabas bañado en sudor. Por eso mismo aconsejamos ahorrar energías para lo alto de la Gran Muralla y subir en telesilla en lugar de caminando. Esa pequeña inversión de dinero hará que disfrutes mucho más del paseo en la cima, que es de lo que se trata, ¿no?

Las vistas son espectaculares, con montañas hasta donde alcanza la vista y la Gran Muralla abriéndose paso por sus cimas como si de una serpiente se tratase. Disfrutamos con la inmensa vegetación, que en algunos puntos ha ganado la batalla al muro hasta hacerlo desaparecer. Lo que no pudieron hacer las tribus de más allá del muro lo ha conseguido la madre naturaleza.

Uno de esos destinos que debes visitar al menos una vez en la vida. La Gran Muralla logró emocionarnos pese a las grandes expectativas que nos habíamos creado.

LA FORMA MÁS BARATA DE LLEGAR A MUNTIAYU

1/ Coger el Metro hasta la parada de Dongzhimen y andar desde allí hasta la estación de autobuses.

2/ Montar en el autobús 916 hasta la última parada (por 12 yuanes, 1,5 euros)

3/ Al final del trayecto hay dos opciones:

–          Bus H12 o H24 por 2 yuanes hasta Mutianyu

–          Furgoneta o coche compartido (entre 5 y 15 yuanes por persona)

¡Ojo con dos cosas!

En China nadie habla inglés, así que si una señora mayor se te acerca en la estación a preguntarte si vas a la muralla china y se monta en el bus asegurando que ella también va hasta allí… ¡No le hagas caso cuando te diga que tienes que bajarte antes! Te dejará en un lugar alejado donde solo hay una furgoneta que te cobrará un precio altísimo para llevarte hasta Mutianyu.

En los lugares donde tienes que negociar un coche o furgoneta compartida busca directamente al conductor. También hay mujeres ofreciéndotelo, pero lo único que hacen es llevarte hasta el vehículo y llevarse una comisión.

PRECIOS PARA ACCEDER A LA GRAN MURALLA

La entrada para acceder al tramo de Mutianyu de la gran muralla cuesta 45 yuanes (algo menos de 6 euros), con una rebaja de 20 yuanes para estudiantes.

El ‘shuttle’ que lleva a la puerta del telesilla cuesta 15 yuanes y el ascenso a la cima de la muralla es lo más caro: 120 yuanes, que incluye también la bajada en un tobogán. Pensábamos que eso de la bajada iba a ser una chorrada, pero disfrutamos como locos dejándonos caer en esos carros de ruedas por los carriles desde lo alto de la muralla hasta la entrada del recinto.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑