China

Published on septiembre 23rd, 2017 | by Home Sapiens

1

Los Guerreros de Xian: ¿Puede un blog de viajes no recomendar un sitio así?

Esta es una de las dudas que nos surgen cuando estamos viajando y que nos gusta compartir con vosotros. Una reflexión en torno al turismo salvaje y cómo una atracción increíble, como son los Guerreros de terracota, en Xian, se convierte en una tortura. ¿Puede un blog de viajes no recomendar un sitio así? Creemos que es lo justo y os vamos a contar nuestra experiencia.

Cuando se organiza un viaje a China, los Guerreros de Xian están marcados como un destino obligado, a la altura de la Gran Muralla China. A pesar de oír alguna crítica negativa (como la nuestra) te convences de que deber ir y comprobarlo con tus propios ojos. Eso es lo que hicimos y nos arrepentimos, aunque la ciudad de Xian y su famoso barrio musulmán sí merecen la pena una visita.

Nosotros hemos pasado un mes en China y nos faltaría, al menos, otro mes para ver todos los lugares increíbles que tiene este país. Así que por rutas alternativas no va a ser… Nosotros recomendaríamos muchos destinos antes que éste (cuando tengamos más tiempo lo haremos de una forma mucho más detallada en el blog).

Viajar es mucho más que tachar lugares de una lista, por lo que no hay que asustarse por ir hasta la otra punta del mundo y no visitar una de sus atracciones turísticas más famosas. La experiencia en los Guerreros de terracota no está a la altura de este fascinante descubrimiento arqueológico. Cuando estar en el lugar, viendo con tus ojos estas maravillas, no supera lo que te muestra una postal que compras por 20 céntimos… mejor no ir, sinceramente.

¿QUÉ VAS A ENCONTRAR ALLÍ?

El recinto cuenta con tres fosos con un conjunto de más de 8.000 figuras de guerreros y caballos a tamaño real. Estas piezas fueron enterradas en formación de batalla a algo más de un kilómetro de distancia de la tumba del autoproclamado primer emperador de China, Qin Shi Huang, de la Dinastía Qin, unos 200 años antes de Cristo.

De los tres fosos, el primero es el único que cuenta con piezas perfectamente conservadas y buenos trabajos de restauración (que aún hoy siguen en marcha). Los otros dos son bastante decepcionantes y, por ese motivo, todo el mundo recomienda hacer el recorrido en orden inverso (de peor a mejor) e irte, al menos, con un buen sabor de boca.

Los Guerreros fueron descubiertos durante unas obras en marzo de 1974. Pocos meses después ya estaban abiertos al público, lo que demuestra de alguna manera que la rentabilidad del lugar ha estado siempre por delante de ofrecer una buena experiencia a los visitantes. De hecho, en las fotos de la inauguración se puede observar la misma estructura precaria que en la actualidad.

NUESTRA EXPERIENCIA

Reservamos una mañana para ir a los Guerreros de terracota. Como siempre, buscamos la ruta más económica para ir hasta allí (que os explicamos abajo). Al llegar nos encontramos con los dos primeros inconvenientes: la masificación (con cientos de grupos de turistas en la puerta del recinto) y los altos precios de las entradas: 150 yuanes por persona (más de 20 euros), sin posibilidad de descuento ni para estudiantes, ni para niños…

El calor era agobiante fuera, pero dentro de los ‘invernaderos’ donde estaban los guerreros era todavía peor: ni aire acondicionado ni ningún control para evitar aglomeraciones. ¡Había hasta empujones para llegar a la barandilla desde la que se veían los guerreros! Una experiencia horrible, que se suma a que ves a las figuras a muchos metros de distancia (excepto un par de ellos que se exponen en urnas en la parte superior).

Para rematar, el museo estaba tan mal iluminado que te ibas chocando con la gente en su interior. Al final se te quitan las ganas de disfrutarlo y te vas antes de tiempo. Todos los españoles con los que nos hemos ido encontrando durante el viaje tuvieron las mismas impresiones que nosotros. Una pena, pero pese a que los Guerreros son espectaculares necesitan algo más para ganar esta batalla.

CÓMO LLEGAR HASTA LOS GUERREROS DE TERRACOTA

Si queréis ir hasta allí, pese a que nosotros no lo hayamos recomendado, os explicamos cómo hacerlo. Es muy fácil: basta con ir hasta la estación de tren de Xian y preguntar por el autobús 306. Habrá mucha gente haciendo cola, pero no os preocupéis porque avanza muy rápido y en menos de media hora estaréis montados.

El ticket cuesta 7 yuanes (un euro) y se paga directamente en el autobús. La vuelta a Xian se hace desde el mismo lugar en el que te deja (a unos 10 minutos andando de la entrada al recinto). Hay otras formas de llegar, pero ésta es la más cómoda y barata.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



Una respuesta a Los Guerreros de Xian: ¿Puede un blog de viajes no recomendar un sitio así?

  1. yo considero que viajar es hacer que el alma goce de este plano terrenal…un poco espiritista pero desde luego cierto, para mi claro ejej. de mi parte y los chicos de la hermandad blanca, les deseamos feliz 2017 chicos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑