China

Published on enero 13th, 2018 | by Home Sapiens

0

El teleférico hacia el buda de Tian Tan fue la mejor experiencia de Hong Kong

Se suele decir que lo más importante de un viaje no es el destino sino el camino que recorres para llegar hasta allí. El teleférico que tuvimos que coger para ir al buda de Tian Tan, situado en la isla de Lantau (Hong Kong), es un buen ejemplo.

Una de las experiencias más bonitas de nuestro paso por Hong Kong, sin ninguna duda. La excursión nos llevó casi todo el día, pero mereció mucho la pena. El enorme buda de 34 metros de altura y 250 toneladas de peso, sentado en lo alto de la montaña, impresiona desde el teleférico y se va disfrutando durante el trayecto hasta las escaleras que llevan a sus pies.

De color negro, parece una simple silueta en la distancia, pero se aprecian todos sus detalles cuando casi llegas a tocarlo al alcanzar la cima de la montaña, tras subir los 240 escalones. Se trata de una de las cinco estatuas de buda más grandes de toda China, rodeada de seis pequeñas estatuas de bronce que le ofrecen flores, incienso, lámparas, ungüentos, fruta y música.

A los pies del gran buda se encuentra el monasterio de Po Lin (el acceso es gratuito, al igual que el ascenso al buda). Destaca por sus coloridos tejados, que nos devolvieron por unos instantes a la China más tradicional, recordando nuestro paso por la Ciudad Prohibida de Pekín.

Por ahí merodean un montón de vacas, que daban buena cuenta de las ofrendas que los fieles depositaban frente al monasterio (hasta que llegaban los trabajadores a espantarlas, todo un espectáculo para los turistas). Se pusieron las botas esa mañana.

PRECIO Y CÓMO LLEGAR

El viaje en teleférico cuesta 210 dólares de Hong Kong, unos 20 euros (algo más si quieres disfrutarlo en una de las cabinas con suelo de cristal). Hay que tener en cuenta que a las 18.00 se acaban los viajes de vuelta, por lo que merece la pena estar allí un poco antes.

El trayecto está dividido como en varias fases, todas ellas con unas vistas increíbles: en primer lugar pasa sobre el agua, en paralelo al aeropuerto, viendo los aviones despegar. Después sube una montaña enorme que disfrutamos con un bonito atardecer a la vuelta. El último tramo, con vistas al gran buda, es el más espectacular, con la estatua en lo alto de la montaña, rodeada de vegetación.

Para llegar hasta allí hay que coger el Metro en el centro de la ciudad hasta la parada de Tung Chong (donde nos encontramos de golpe con los impresionantes edificios de viviendas en colmena de Hong Kong) y desde allí el teleférico para sobrevolar la isla de Lantau. Está muy cerca del aeropuerto, por lo que si se viaja con poco tiempo y equipaje ligero se puede intentar combinar el mismo día de la llegada o la salida de la antigua colonia inglesa.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑