Myanmar

Published on marzo 21st, 2018 | by Home Sapiens

2

Tour por los alrededores de Mandalay: Mingun, Inwa, Amarapura y Sagaing

Mandalay podría considerarse como la segunda capital de Myanmar, en el ‘triángulo turístico’ que completan Bagan y el Lago Inle, lejos de Yangon, el principal punto de acceso al país. Se trata, sin duda, de la ciudad más completa de este sorprendente país, gracias en parte a las excursiones que puedes hacer por sus alrededores.

La mayoría de la gente dedica un día completo a visitar la zona centro de Mandalay, empezando por el Palacio (al que se accede tras bordear desde el otro lado del foso su muro de 3 kilómetros de largo), siguiendo por la impresionante Kuthodaw Pagoda, cuyas inscripciones budistas sobre losas de piedra configuran ‘el libro más grande del mundo’, y acabando en lo alto de Mandalay Hill para disfrutar del atardecer.

El segundo día se suele contratar un conductor privado para visitar los alrededores. Amarapura, Mingun, Inwa y Sagaing en el mismo día. Una paliza que nosotros no recomendamos en absoluto (a no ser, por supuesto, que no dispongáis de más tiempo). Se puede llegar a estos sitios de forma mucho más barata y con tiempo suficiente para vivir experiencias auténticas fuera de los circuitos turísticos tradicionales. Lo ideal sería contar con 3 o 4 días en este lugar.

MINGÚN: LA EXCURSIÓN PERFECTA PARA UNA MAÑANA

Mingún es el lugar perfecto para dedicar una mañana, pudiendo enlazar con el plan que os comentábamos en el segundo párrafo para la ciudad de Mandalay. Solo hay un ferry turístico al día, por lo que hay que estar en el muelle a las 8.30 de la mañana (sale a las 9.00 y la vuelta desde Mingún es a las 13.30). Tiempo suficiente para disfrutar de los tres lugares más importantes.

El ferry cuesta 5.000 kyats (3 euros) y tarda algo más de media hora en llegar a Mingún remontando el curso del río. También se puede contratar un barco privado por 30.000 y ajustar con el dueño los horarios. Una vez en Mingún hay que pagar una tasa de otros 5.000 kyats para poder visitar sus atracciones turísticas: Hsinbyume Pagoda, Mingun Paya y la campana. Todo se encuentra a una distancia fácil de recorrer a pie.

Lo más impresionante es la pagoda de Hsinbyume, cubierta de cal blanca y con sus características formas onduladas (que nos llevaron a bautizarla como ‘la comtessa’). Nos hubiéramos quedado allí toda la mañana de saber cómo era el resto. Mingun Paya, la enorme pagoda inacabada agrietada por el paso del tiempo, también impresiona, pero no merece más que un vistazo y una foto desde lejos. La campana es una campana. Sin más.

AMARAPURA: EL PUENTE U BEIN Y OTRAS SORPRESAS

Llegar hasta Amarapura es muy sencillo y barato. Basta con acercarse hasta la calle 84, la Gran Vía de Mandalay, y subirse en una de las camionetas que van en dirección a Amarapura (os cobrarán entre 500 y 1.000 kyats por persona, unos 50 céntimos de euro). Montaros en una que esté medio llena o que ya vaya en ruta porque de lo contrario puede que tengáis que esperar un rato. El Bus nº30 os otra opción: pasa por la misma calle pero con mucha menos frecuencia.

La gran atracción de Amarapura es U Bein, el puente de teca más largo del mundo. Se puede recorrer a pie gratis y bajar a su base al atardecer (en época de lluvias, si el río está crecido, se debe contratar una barca) para ver cómo el sol se pone de fondo, marcando la silueta de las tablas de madera con la gente andando sobre ellas. Es una visita bonita, pero para nosotros el famoso puente quedó eclipsado por el color de las telas y pagodas de esta pequeña ciudad, situada a 12 kilómetros de Mandalay.

Al no ir en un tour cerrado tuvimos tiempo para callejear por los alrededores y acabamos en una fábrica familiar viendo cómo teñían madejas de hilo. Una experiencia impresionante y un entorno ideal para la fotografía, con la luz filtrándose por el techo y los hombres trabajando con el pecho descubierto y los brazos manchados de tinta.

También cerca del puente de U Bein hay unas preciosas pagodas de tonos pastel (de las que más nos han impresionado de todo el viaje). Están a 5 minutos andando del acceso al puente, en la calle perpendicular, pero apenas llegan turistas. Cada tarde se suelen juntar los monjes de un monasterio cercano para jugar al fútbol, arremangándose sus túnicas naranjas y regalándonos una estampa única.

INWA: ENTRE TEMPLOS E IMPRESIONANTES PLANTACIONES

A pocos minutos en coche de Amarapura se encuentra el embarcadero desde el que se cruza a Inwa. Se puede llegar en furgoneta o en el Bus nº30 (el conductor os indicará que bajéis en un cruce y desde allí tendréis que andar 15 minutos hasta el muelle por un camino de tierra recto). El barco cuesta 1.400 kyats por persona (cerca de un euro) ida y vuelta y no tarda más de 5 minutos en completar el recorrido.

Al llegar al otro lado del río habrá montones de carros tirados por caballos y os ofrecerán llevaros a los templos más importantes. Os dirán que las distancias son muy grandes, pero nosotros lo hicimos andando sin ningún problema, disfrutando de los templos y, sobre todo, de sus increíbles plantaciones tropicales. Nos encantó el monasterio de piedra de Maha Aungmye Bonzan, que se encuentra ‘escondido’ tras una imponente estupa de cal blanca. Pero lo mejor de Inwa es pasearlo sin prisa.

SAGAING: EL BAGAN MODERNO

Acabamos nuestra visita a los alrededores de Mandalay en Sagaing, subiendo su colina para tener unas vistas impresionantes de lo que nos recordó a un Bagan moderno, con decenas de templos de cúpulas doradas sobresaliendo entre la vegetación de la ladera de la montaña. Llegar hasta aquí es un poco más complicado: las furgonetas salen de la calle 84 de Mandalay y cuestan 1.000 kyats, pero te dejan a la entrada de la ciudad, por lo que quedan 20 minutos de paseo y 15 de subida para llegar a Mandalay Hill.

En lo alto de Sagaing no os podéis perder el ‘Templo de los mil budas’, con una sala esculpida en la piedra donde descansan decenas de figuras doradas de buda situadas en fila, creando un efecto visual impresionante. Las vistas desde lo alto del templo son las mejores que os vais a encontrar en toda la ciudad.

Al bajar otra vez la montaña merece la pena hacer una parada en la Sitagu International Buddish Academy. El edificio central de esta escuela de alto rendimiento para monjes budistas de todo el mundo es simplemente espectacular. Esta zona está llena de monasterios. Nosotros tuvimos la suerte de que nos invitaran a entrar a uno de ellos (donde vivían muchas niñas huérfanas) a tomar un café y pasar un rato de lo más divertido. La suerte de viajar sin prisas, saboreando cada momento.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



2 Respuestas a Tour por los alrededores de Mandalay: Mingun, Inwa, Amarapura y Sagaing

  1. Okblaze says:

    Home Sapiens, thanks so much for the post.Really thank you! Keep writing.

  2. Gracias por enseñar lo que yo no entendía.generic cialis online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Home Sapiens
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: info@homesapiens.es
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.

Back to Top ↑