Malasia

Published on septiembre 8th, 2018 | by Home Sapiens

0

Guía completa de Malasia

Malasia ha sido una de las grandes sorpresas del sudeste asiático. Aquí os dejamos una guía completa de nuestra semana por Malasia (país al que pensamos volver para seguir descubriéndolo en profundidad). Puede que algunos precios o datos hayan cambiado desde septiembre de 2017, pero esperamos contar con vuestra ayuda para mantenerlo lo más actualizado posible.

Entramos a Malasia por tierra en la zona norte del país, donde se encuentra la frontera con Tailandia. Iba a ser solo una semana de ‘transito’ para llegar a Kuala Lumpur y volar hacia Japón, pero nos acabó conquistando por el encanto multicultural de Penang, sus impresionantes plantaciones de té y la gran capital, uno de los centros neurálgicos del sudeste asiático.

Es evidente que una semana no es mucho tiempo para conocer un país como Malasia, pero puede ser una buena opción a combinar con otro país en un viaje de verano por esta zona de Asia. Los combinaciones de vuelos con Kuala Lumpur de por medio suelen salir muy económicos.

El país, que declaró su independencia de Reino Unido 1957, se caracteriza por su gran mezcla cultural y religiosa, aunque hoy en día los musulmanes son mayoría. Nosotros nos centramos en la Malasia peninsular y no en Borneo.

El visado es gratuito para los ciudadanos españoles. Nosotros cruzamos por tierra (por Padang Besar) y estábamos prácticamente solos por allí. Una situación bastante surrealista, buscando el puesto fronterizo en el que nos sellasen el pasaporte. Andamos cerca de veinte minutos entre Tailandia y Malasia sin ver a un solo turista.

La moneda que se usa en Malasia es el ringgit. 1 euro son 5 rinngits (MYR), aproximadamente, y los precios son bastante parecidos a los que nos encontramos en Tailandia. Quizás un poco más altos, pero nada exagerado.

Por ejemplo, la comida en la calle cuesta entre 7 y 10 ringgits (unos 2 euros); el alojamiento sale a 30 ringgits en habitación compartida y unos 75 en privada (15 euros); y el agua a 40 céntimos de euro. En cuanto al transporte, por un autobús de 5 horas te cobran unos 45 ringgits (9 euros).

Cruzamos a Malasia por la frontera con Tailandia, en el pueblo de Pedang Besar, al norte del país. Teníamos solo una semana para una primera toma de contacto y fuimos directos hacia George Town, en la isla de Penang. Un lugar que nos sorprendió por su colorido, su mezcla cultural y su herencia colonial. Una especie de La Habana en medio del sudeste asiático.

Desde allí cogimos un autobús a la zona montañosa de Cameron Highlands, donde se encuentras las plantaciones de té, y acabamos la ruta en la capital, Kuala Lumpur, aprovechando para visitar algunas atracciones turísticas de los alrededores, como las Batu Caves.

Ruta alternativa en Malasia:

Si buscas playas paradisiacas mucha gente recomienda visitar las islas Perhentians en la costa este de la península de Malasia. Un lugar de ensueño y no tan masificado como otras zonas del sudeste asiático. También destaca Taman Negara, una de las selvas más antiguas del planeta; el monte Kinabalu; o las excursiones para conocer a los orangutanes en Borneo.

Tren

Montamos en tren tras cruzar la frontera con Tailandia. Pagamos 11,40 ringgits (unos 2,4 euros) por un trayecto de dos horas entre Pesang Besar y Butterworth (el muelle desde el que se coge el ferry hasta GeorgeTown). Este tren en concreto se parece más bien a lo que sería una línea de Metro o Cercanías en España, tanto por el diseño interior como por las paradas.

Ferry

Este es el medio de transporte habitual para acceder a la isla de Penang (aunque también se puede hacer mediante el autobús por un puente enorme que une Penang con la Malasia peninsular). Un precio ridículo de 1,20 ringgits para cruzar en un ferry de carga a la isla desde Butterworth. Se tarda poco más de media hora.

Autobús

Cogimos dos autobuses en Malasia: el que nos llevó desde George Town a Tanah Rata -Cameron Highlands- por 45 ringgits (unos 9 euros) por una carretera de montaña horrible; y el que fue desde este pueblo pegado a los campos de té a Kuala Lumpur por 35 ringgits (7 euros), en unas 4,5 horas.

Metro

En Kuala Lumpur nos reencontramos con el Metro después de bastante tiempo. El billete cuesta entre 1,2 y 2,5 ringgits (al menos eso fue lo máximo que llegamos a pagar en nuestros desplazamientos). La estación de KL Sentral es el centro neurálgico, desde el que salen todas las líneas disponibles.

Como decíamos antes, los precios de Malasia nos recordaron a los de Tailandia. Pasamos solo una semana por allí por lo que no supuso un gran desembolso dentro de nuestro presupuesto mochilero del viaje.

Gastamos en alojamiento una media de 60-70 ringgits por día en habitación doble (un máximo de 15 euros entre dos personas) y comíamos por unos 10-20 ringgits (entre 2 y 4 euros). Cosas básicas como el agua salían a 2 ringgits (0,40 euros) y el transporte entre grandes distancias no superaba los 45 rinngits (9 euros).

Las atracciones turísticas son bastante baratas. No pagamos nada por visitar las plantaciones de té de Cameron Highlands, más allá del té y la tarta que tomamos en su restaurante. Tampoco lo hicimos en las Batu Caves, uno de los principales destinos turísticos de Kuala Lumpur (junto a sus famosas Torres Petronas).

En definitiva, gastamos una media de 18 euros al día, lo que se traduce en 126 euros por persona en los 7 días que pasamos en Malasia (sin contar los transportes de entrada y salida del país).

  • WeLuv Travel, en George Town (Penang): 75 ringgits –poco más de 15 euros- por la habitación doble. Muy básico, pero a destacar el personal, que nos ayudó en todo momento. Se agradece que nada más llegar saquen un mapa de papel y te hablan de su ciudad, dando algunas buenas recomendaciones.
  • Kang Travelers Guesthouse en Tanah Rata (Cameron Highlands): 60 ringgits –unos 12 euros- por la habitación doble sin baño. Honestamente es uno de los peores alojamientos en los que hemos estado. Un zulo en toda regla, pero era temporada alta y estaban todos los alojamientos baratos llenos.
  • D´Oriental Inn, en Kuala Lumpur: 60 ringgits la noche en habitación doble con baño. Es una de las opciones más baratas que puedes encontrar en la capital de Malasia. Bien ubicado, en plena ChinaTown y cerca de la parada de tren de Pasar Seni. La habitación es algo cutre, pero entra dentro de lo aceptable (y más por ese precio).

La mezcla cultural del país hace que la comida sea uno de los principales atractivos de Malasia. Un lugar donde practicar el turismo gastronómico.

Donde más lo disfrutamos fue en George Town, en la isla de Penang, donde tenemos un par de recomendaciones que nos parecen imprescindibles para cualquiera que viaje hasta aquí:

  • Gou Lou, un hawker donde ponen unas ostras fritas con huevo riquísimas por 15 ringgits (3 euros). El mejor descubrimiento.
  • Toh Soon Café, pegado al hawker anterior (Lebuh Campbell, 184). Un café helado casero, servido en una bolsa de plástico para llevar, por solo 2 ringgits (0,40 céntimos de euro). La cantidad es tan exagerada que puede tomarse entre dos.
  • Restoran Kapitan, un restaurante indio con comida barata y muy sabrosa. Nos encantó. Unas vistas bonitas de una mezquita en pleno Little India desde la terraza.

Estos son los artículos que hemos publicado en el blog y que puedes consultar con solo pulsar sobre el enlace:

GEORGE TOWN: http://homesapiens.es/2017/12/george-town-une-las-cuatro-principales-religiones-malasia-una-calle/

CAMERON HIGHLANDS: http://homesapiens.es/2017/12/ruta-los-impresionantes-campos-te-cameron-highlands/

MALASIA EN ACUARELA: http://homesapiens.es/2017/12/los-videos-del-cuaderno-viaje-tailandia-malasia/

Consejos y curiosidades de Malasia

ARTE URBANO: George Town y Kuala Lumpur son dos ciudades en las que el arte urbano juega un papel fundamental. Ir buscando algunas de sus piezas por la calle es otra divertida manera de hacer turismo.

LA CUBA DEL SUDESTE ASIÁTICO: Resulta curioso pero George Town nos ha recordado a La Habana por su encanto, su colorido, su vejez… Una ciudad colonial cuyas paredes desconchadas agonizan, pero que resurge en el bullicio de sus barrios.

MEZCLA CULTURAL: En Malasia hay una gran mezcla de culturas y religiones que conviven de forma admirable en algunas zonas del país. Sin embargo, la mayoría de la población es musulmana de la mayoritaria etnia malaya.

LUCHA CONTRA LOS MOSQUITOS: Hay que protegerse bien contra los mosquitos en estas latitudes e íbamos siempre cargados con un repelente que comprábamos en los ‘7 Eleven’.

GASTRONOMÍA: Ya lo hemos apuntado arriba, pero si por algo es conocida Malasia es por su comida. Todo el mundo habla maravillas de la mezcla cultural de sus platos y cuando lo pruebes entenderás el porqué.

DE COMPRAS: En Kuala Lumpur (en concreto en el barrio de Chinatown) se encuentran algunas de las imitaciones de más calidad y más baratas del sudeste asiático. Mucha gente se desplaza hasta aquí solo para comprar. Estate preparado para regatear muy duro para conseguir el mejor precio posible.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Home Sapiens
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: info@homesapiens.es
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.

Back to Top ↑