Emancipados

Published on mayo 9th, 2013 | by Home Sapiens

0

Lámparas para que la casa brille con luz propia

Pocas cosas hay más importantes en una casa que una cuidada iluminación. Ya sea a través de luz natural o con unas lámparas, un piso necesita de buenos focos para dar ambiente a todas las estancias. Hoy os vamos a enseñar las soluciones que hemos encontrado nosotros para las diferentes habitaciones de la casa. Así conseguimos dar un toque cálido, o intenso, o suave o tenue… a cada momento.

SALÓN: En el salón nos gusta crear diferentes ambientes. Es la estancia más grande de nuestra casa (que tampoco es mucho decir) y eso hay que aprovecharlo. Así, hemos optado por estas tres lámparas: La 365+Brasa de IKEA sobre la mesa del comedor, por si tenemos alguna cena con amigos en casa o una partida clandestina de Póker; la LivingColors de Philips con su ruleta de colores, ideal para sorprender a los invitados; y la lámpara de techo Lotus de Bo Concept.

Esta última, además de la caída, que quedaría mucho mejor en unos techos más altos, lleva todo un montaje junto a la columna del salón para poner un regulador de intensidad. Muy útil para ajustar la luz a las necesidades del momento.

ESTUDIO: En el estudio también tenemos varias fuentes de luz. La principal es la Kramare de IKEA y lo compramos pensando en el estilo industrial que tiene el techo de la habituación. Una solución barata que además nos permite dirigir los focos como mejor nos venga. Junto al sofá tenemos una vieja lámpara de pié con una luz mucho más potente, perfecta para el rincón de lectura. Por último, no puede faltar el flexo Forsa de IKEA sobre el escritorio. Fue amor a primera vista y ahora es un buen compañero en las noches de trabajo, junto a una taza de café.

HABITACIÓN: En la habitación hay dos tipos de lámparas que no deberían faltar: las de la mesilla, con una luz suave, como estas Boja de IKEA (algo difíciles de limpiar, pero muy resultonas) y un ventilador al techo para las noches de verano. Este lo compramos en el Leroy Merlín, aunque nos costó encontrar uno que encajase con el estilo del cuarto.

 

BAÑO: El baño, donde no llega la luz natural, es nuestro lugar preferido para jugar con el color. Hemos optado por el naranja y los tonos ‘chocolate’, aprovechando para instalar este plafón de Leroy Merlín a juego. Con esto sería suficiente, pero el armario-espejo Godmorgon que compramos en IKEA traía iluminación propia. Para retocarse con todo lujo de detalle.

En el resto de la casa aún quedan muchas bombillas viejas por cambiar. Aunque algunas quedan hasta bonitas. Seguro que este estilo es de modernos…

Etiquetas: , , , ,


Sobre el autor

Alicia y Sergio. Diseñadora gráfica y periodista. Dos amantes de los viajes que han dejado todo durante un año para recorrer el mundo y contar sus aventuras en este blog.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑